Mediante el balance de presiones o la ruptura de la pasta de filtrado, los fluidos de emplazamiento liberan de forma diferencial las tuberías atascadas.