Los fluidos de fracturación hidráulica tienen dos propósitos principales:

  • Primero, ayudar en la creación de una red de grietas tan compleja como sea posible; y
  • en segundo lugar, transportar eficientemente el agente apuntalante a esa red de grietas conectadas.
    La industria utiliza en la actualidad dos tipos principales de sistemas de fluidos para lograr estos objetivos: Sistemas de agua ligera y fluidos gelificados/viscosificados.

La línea de fracturación hidráulica de Newpark comprende una línea completa de componentes químicos que se pueden usar para elaborar fluidos de agua oleosa o gelificados eficientes y no dañinos en aguas de campo con salinidades que van desde el agua dulce hasta salmueras extremadamente altas en sólidos disueltos totales (TDS) (hasta 300K TDS).

Sistemas de fluidos de agua oleosa

Los sistemas de agua oleosa son los sistemas de fluidos de fracturación hidráulica más simples que abarcan la menor cantidad de componentes.

El componente principal de este tipo de sistema es generalmente un polímero sintético, denominado reductor de fricción, que se utiliza para neutralizar las fuerzas generadas por el flujo turbulento que se produce al bombear fluidos a través de tuberías a velocidades extremadamente altas.

La simplicidad de este sistema también significa que, por lo general, es la opción de fracturación más económica disponible para el productor.

Fluido de fracturación de agua oleosa

 

Los sistemas de agua oleosa son ideales para crear fracturas largas y delgadas con patrones complejos, y también pueden activar fracturas naturales que son inherentes a algunos yacimientos no convencionales. A pesar de que los sistemas de agua oleosa no son conocidos por un transporte eficiente de agentes apuntalantes, la línea de estimulación de Newpark comprende reductores de fricción diseñados para producir reductores de fricción de mayor viscosidad (HVFR) que pueden transportar cargas más altas de agente apuntalante en comparación con los reductores de fricción estándar (FR).

Sistemas de fluidos gelificados para fracturación

Los sistemas de fluidos gelificados para fracturación utilizados más comúnmente en la industria están compuestos de polímeros naturales que pueden reticularse para aumentar la viscosidad y ayudar al transporte de agentes apuntalantes.

Se pueden usar polímeros naturales a base de celulosa (HEC, CMC), guar y guar modificado (HPG, CMHPG) o incluso xantano, dependiendo de las propiedades del fluido requeridas para las condiciones del yacimiento. Los fluidos reticulados pueden ejercer una presión hidráulica máxima en las formaciones para el inicio de la fractura y para la propagación de la altura de la fractura.

Estos fluidos viscosos también son el fluido de elección para maximizar el transporte y la colocación de agentes apuntalantes con un riesgo mínimo de arenado en formaciones en las que es difícil mantener la velocidad de bombeo de los fluidos. Las desventajas de estos sistemas son que pueden ser costosos debido a la cantidad de aditivos necesarios además del propio polímero (es decir, tampones, reticulantes y agentes de ruptura), y pueden ser más dañinos que los sistemas de agua oleosa si no se formulan correctamente.

Fluido reticulado para fracturación