En los fluidos de perforación no acuosos, los emulsificadores forman una emulsión estable de agua en aceite. Los agentes de humidificación impregnan de aceite a los sólidos de perforación y los agentes de lastrado previenen por lo tanto que estos sólidos se mojen con agua, lo cual arriesga la estabilidad del sistema.