Mediante la reducción de la tensión superficial entre agua y aire, los antiespumantes controlan el espumado en la superficie y minimizan la formación de espuma.